top of page

¿En qué consiste una terapia para un TCA?

¿En qué consiste una terapia para TCA? Esta pregunta la recibo a menudo por muchas vías, así que quiero contaros cuáles son para mí los 5 componentes fundamentales que es necesario trabajar tanto en el caso de la anorexia, la bulimia, el trastorno por atracón, la vigorexia o la ortorexia.


Los 5 pilares de la recuperación del TCA son:

Reprogramación mental y neuronal

Rehabilitación nutricional

Comprender el sentido de mi enfermedad

Generar habilidades de gestión emocional: mi KIT de herramientas de autorregulación

Conectar con mi yo esencial



Estos 5 puntos no se trabajan de forma lineal sino circular, se alternan, a veces se solapan, y volvemos sobre ellos en múltiples ocasiones.



Así que vamos a ver en qué consisten cada uno de esos 5 ASPECTOS indispensables en la recuperación del TCA:




1. REPROGRAMACIÓN MENTAL Y NEURONAL

Trabajar en la reprogramación neuronal es un aspecto vital, porque ya decía John Milton que “la mente es nuestra casa, y puede ser el infierno o el paraíso”. Mientras convivimos con un TCA es verdaderamente el infierno, con luchas y batallas internas. Pero eso puede cambiar, ya que nuestro cerebro es neuroplástico, siempre puede desarrollar nuevas conexiones neuronales, y esto permite la completa recuperación de un TCA.


Vamos a hackear nuestro cerebro, para ello debemos comprender cómo funciona. Decía Ramón y Cajal que “todos podemos ser, si nos lo proponemos, escultores de nuestro propio cerebro”, y así es, ya que el cerebro es un sistema de hábitos, es muy plástico, y funciona según le acostumbres. Donde va tú atención va tu energía. Así que vamos a dejar de dar energía a los pensamientos del TCA.


La mente no sabe olvidar, sólo sabe aprender y sustituir. No podemos decirnos “no quiero hacerlo más” “ya no voy a volver a pensar así”, “ya no lo voy a volver a hacer (atracón, restringir, movimiento compulsivo)”. Solo cambiaremos mentalmente si cambiamos un comportamiento que no queremos por otro (también con los pensamientos y valores que nos rigen) Y para ello no sólo es necesaria nuestra intención, sino generar una estrategia y repetirla muchas veces. Es entonces cuando nuestro cerebro aprende ese circuito alternativo, y entonces automáticamente irá por allí. Por eso, en el caso de un TCA, hackear el cerebro va muy unido a la rehabilitación nutricional. Los pequeños pero constantes cambios en los hábitos van generando cambios mentales.



2. REHABILITACIÓN NUTRICIONAL

Aunque el TCA es mucho más que un problema con la comida, es necesario realizar retos y cambios en nuestra nutrición y en la manera en la que nos relacionamos con la comida si queremos recuperarnos de esta enfermedad.


Si hacemos caso a la voz de nuestros trastorno alimentario cada vez nos adentramos más en los pensamientos obsesivos, en las rutinas maniáticas que nunca paran. Nuestra brújula será hacer lo contrario a lo que el TCA quiere. Está claro que eso no se puede hacer de la noche a la mañana, y por eso es necesario la terapia.


En muchos casos trabajo de forma coordinada con maravillosas nutricionistas que se encargan de llevar de forma minuciosa los cambios con la alimentación. Como Beatriz Verdi, Lis Varela, Judit López, Eli Custo...


3. COMPRENDERME PARA SANAR

Comprender es aliviar, y para tener una completa recuperación de un TCA hemos de observar nuestra historia personal y familiar, cómo nuestras heridas emocionales se han tejido con la sintomatología. ¿Cómo me vinculo con las personas que quiero?

Descubrir los patrones cognitivos, los posibles síntomas depresivos, ansiosos, obsesivos o dependencias emocionales que en muchos casos acompañan a un TCA y encontrar nuestra propia vía de resolución.


¿Cuáles han sido las creencias centrales que están bajo el enorme iceberg de nuestro trastorno alimentario? ¿Cuáles son los miedos?


4. CREAR MI KIT DE HERRAMIENTAS EMOCIONALES


El TCA se ha convertido en la manera de gestionar las emociones, por eso necesitamos crear nuestra caja de herramientas de regulación emocional. El TCA se quedó con nosotros porque fue la mejor manera que encontramos (inconscientemente) para regularnos emocionalmente. Y si queremos soltar ese bastón, hemos de fortalecernos internamente con nuevas vías de gestión emocional.


Estas herramientas van apareciendo de forma orgánica en las sesiones, y es muy recomendable tener un cuaderno en el que registrar todo lo que me ayuda, o podría ayudarme. Recuperarse requiere ser pro-activo, situarte en un lugar interno "adulto". Por eso el kit de herramientas se construye, y no te lo doy desde el inicio.


En este kit podemos incluir:

-Herramientas de compasión para ser más amable conmigo mismo.

Como dice Nazaret Castellanos, Para que se de esta neuroplasticidad cerebral, los cambios en las redes neuronales, es necesario ser amable y compasivo con uno mismo.

Se ha descubierto en los estudios científicos sobre la bioquímica del cerebro, que para sellar mejor el nuevo aprendizaje neuronal, es decir, los nuevos hábitos saludables con la alimentación, el movimiento y el cuerpo, es necesario ser amable y compasivo con uno mismo. La autocrítica y la dureza con nosotros mismos impide que el cerebro lo registre bien y que se incorporen los cambios.


-Recursos mindfulness para vivir en el presente y no en la mente

-Cómo separarnos de nuestros pensamientos y observarlos

-Focusing para hacernos amigos de las emociones

-Mantras

-Los valores como brújula

-Respiraciones y meditaciones

-Píldoras mindfulness para surfear los impulsos

-Trabajar el niño interior

-Mejorar el dialogo interno

Etc


5. CONECTAR CON MI DIMENSIÓN ESENCIAL


La recuperación va más allá de la mente y el cuerpo. La salida está en el interior, en la conexión con nuestro Yo Profundo, con la dimensión Transpersonal. Porque somos mucho más que nuestro ego, y que nuestro ego enfermo. Cuando ampliamos nuestra autoconsciencia trascendemos el bucle del TCA, y nos sentimos más libres y vivos. Conectar con la dimensión profunda y esencial genera la verdadera reprogramación.


Llegamos a ella cuando aprendo a mirarme conscientemente, observarme desde fuera de una manera amorosa. Ser capaz de sostener y aceptar lo que hay en mi.


Cuando uno se rompe emocionalmente, como ocurre en el TCA, tiene la oportunidad de ser más consciente. En medio de ese dolor, de ese ego que ya no puede más porque sufre, descubres que hay un lugar de ti que nunca se vio afectado. El camino de recuperación te da la llave de una puerta que no conocías, pero que siempre estuvo en tí. En esa puerta existe gran paz, silencio mental, calma. Allí conectas con la confianza de nuevo porque experimentas que ya eres suficiente como eres. Se abre la puerta a la verdadera amistad con uno mismo, e incluso a descubrir cuál es propósito de mi vida.









Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page