• Tatiana psicóloga

Surfea el impulso de darte un atracón


Esta técnica está diseñada para transformar nuestro impulso de comer compulsivamente, de tener atracones o restringir la comida.

Nos invita a explorar nuestra experiencia de deseo, desde las sensaciones físicas hasta los pensamientos y emociones. Se nos invita a mirar debajo y detrás del deseo. Una manera de estar presentes con la intensidad sin ser absorbidos ni actuar de manera reactiva.

Es una metáfora en la que los deseos se visualizan como una ola del mar.

.

Cuando te sientas frente a la orilla del mar puedes contemplar que las olas llegan y se van, repetidamente. Nada puede cambiar eso, al igual que nosotros no podemos evitar nuestras olas emocionales. Las olas comienzan pequeñas y van creciendo, se hacen más grandes hasta un punto máximo, y después pierden fuerza y descienden hasta su desaparición. Luchar con las olas, querer que no crezcan, o que se queden en un punto máximo sería algo agotador e infructuoso, tal y como es luchar y querer controlar nuestros anhelos o deseos.


¿Qué podemos hacer?





Primero podemos OBSERVAR:

Cómo aparece el impulso, qué sucede en ese momento en nuestra mente, en nuestro cuerpo…Podemos identificar las emociones, nombrarlas y etiquetarlas. Observamos cómo es la playa en la que aparece la ola.






En segundo lugar PERMITIMOS la ola, respiramos allí con ella. Nos quedamos presentes en el sentir, sin intentar que desaparezca, que no esté. Sólo respiramos.

Observamos como crece, como el impulso es cada vez más intenso. La ola ha de llegar a su punto máximo para bajar, y eso ocurrirá sin ningún esfuerzo por nuestra parte. Estamos atentos a nuestra mente, a los pensamientos de miedo y duda que surgen, del tipo “no seré capaz de soportarlo”, “no puedo con ello”, sin enredarnos con ellos. Dejamos que aparezcan y se vayan. La mente intenta confundirnos, y no vamos a alimentarlo.

Nuestro foco será la respiración, no tanto para relajarnos sino como para anclarnos en otro lugar. Podemos emplear la respiración simétrica, contando hasta 3 ó 4 para inhalar y lo mismo para exhalar. Tendremos muy presente porqué queremos permanecer allí observando sin perdernos en la ola del deseo, que nos motiva, cuales son nuestras prioridades y valores fundamentales


Al cabo de unos minutos la ola desaparecerá.


©2019 por Tatiana Muñoz Psicóloga. Creada con Wix.com