top of page

¿Cómo cuido mi salud mental?




El 10 de octubre es el día mundial de la salud mental. Cada vez somos más los que consideramos que cuidar nuestra salud mental es una prioridad.


¿Y cómo cuido yo mi salud mental? Te muestro algunos tips:


No podemos ayudar a nuestra mente solo desde nuestra mente. La salud mental tiene muchos componentes, que metafóricamente se plasman en el cuidado de una plantita.







Difícilmente podrá estar sana mi mente si no cuido mi cuerpo, la tierra que todo lo sustenta.


¿Cómo cuido mi cuerpo? :

Descansando, durmiendo un mínimo de horas, respetando mis ritmos de comida, eligiendo alimentos que me hacen bien y me dan vitalidad, y moviéndome, con yoga, paseos o el deporte que me haga sentir bien.







Además de eso he de "regar a mi mente"con actividades placenteras: bailar, leer, escuchar música, escribir, abrazar a mi gata, tener contacto con la naturaleza ,ver una serie, tejer, pintar, crear…


y cuidando mis relaciones :quedar con amigas, con familiares, compañeros de trabajo...


Respetar los tiempos de ocio es una manera de cuidar tu salud mental.




También he de quitar las malas hierbas, las hojas muertas, las plagas que inundan mi cabeza :


Cuidando mi dialogo interno, no permitiendo que las quejas me intoxiquen, poniendo limites a los demás, descubriendo creencias irracionales para poder cambiarlas por otras más posibilitadoras.







El fertilizante que me ayuda a florecer es el auto-conocimiento, la auto-amabilidad, las practicas de compasión, conectar con el agradecimiento e identificar mis emociones para gestionarlas.


También mi planta necesita grandes dosis de aceptación y flexibilidad: Tener claro que salud mental no es estar siempre tranquilo, sosegado, feliz y en calma. Al contrario: las emociones y los pensamientos cambian, y aprender a aceptar (tras observar) es la gran clave.




Atender nuestra dimensión profunda, nuestra espiritualidad, (siendo conscientes y presentes del aquí y ahora) es el sol que le aporta energía y vitalidad a la mente.


Para ello puedo buscar momentos de silencio, cultivar la atención plena, el mindfulness, conectar con la naturaleza, meditar...








Las plantitas a veces requieren un cambio de maceta o de lugar, de entorno. Lo que me sirvió en una etapa de mi vida, quizá ya no me valga. Es el momento de hacerme preguntas poderosas:


¿Cuál es mi propósito en la vida? ¿Lo que hago me hace feliz? ¿Estoy viviendo en el entorno más adecuado para mi?






¿Y tú como riegas tu plantita? ¿Qué te hace bien? ¿Qué actividades placenteras te sirven más?

Te leo en comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page